"Otórgame la belleza interior y haz que mi exterior trabe amistad con ella".

Súplica de Sócrates al dios Pan


Alguien dijo... (citas aleatorias)

Visita nº:

Siéntete libre de opinar, y de copiar la información que quieras, citando la procedencia.
Feel yourself free of copying tehe information you need, with a backlink.

lunes, 14 de mayo de 2007

Una sociedad falsamente aparente


La sociedad en la que vivimos es ambiciosa por naturaleza y está en constante deseo y necesidad de adquirir nuevos bienes nada asequibles que, en ocasiones, son tan selectos que solo unos pocos afortunados tienen acceso a ellos. Pero este factor no nos impide hipotecarnos hasta el máximo para adquirirlo y con ello tener otra visión de nosotros mismos. En la mayoría de casos, estos productos selectos y ultra chic son coches de alta gama, inmuebles estupendos en lugares privilegiados y ropa de diversas marcas archiconocidas. Haré un inciso en este último apartado. El dato alarmante es que en el 60% de los casos vende más la marca que la propia prenda textil o complemento. Este dato en ocasiones no nos hace pensar en la famosa correlación de calidad/precio, ya que lo que cuenta es que sea poco asequible para la mayoría de mortales.
Otro apartado muy importante y ligado al sector textil es el mundo de la comunicación, el cual se encarga de publicitar, idealizar y engrandecer el producto a vender. Esto lo logran con sofisticados anuncios muy atractivos, seductores a la vista, que siempre están protagonizados por fabulosos modelos y afamados mundialmente reconocibles.
Pero no es oro todo lo que reluce, ya que en la apariencia publicitaria entra en juego un gran software, el Photoshop, el cual te hace pasar de una talla 40 a una 36 en apenas un minuto, sin tener que pasar por quirófano. Y lo mismo pasa con otras numerosas intervenciones indoloras llevadas a cabo con un ratón y un buen manejo del programa. Las apariencias engañan, y ojos que no ven, visa que tiembla.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=365035&idseccio_PK=1006

5 comentarios:

Eva dijo...

Lo que hace falta en esta sociedad es que se utilice la imagen como instrumento y no como fin.

Magdalena Bauzá de Mirabó dijo...

Hola Eva,
gracias por el comentario, creo que da en el clavo.
Pero: ¿cómo lo hacemos? Si tienes alguna idea, puede ser super interesante!
Por cierto, si quieres, suscríbete a entradas (Atom, más abajo). Gracias por tu visita.

Anónimo dijo...

crec que s'hauria de baixar el preu material,no s'on mes que objectes,pero per molta gent es una religió, viuen unicament per allò,que no seran millors persones per dur una cosa o una altra,(que crec que no els importa molt)ells volen apaentar,que tothom sabi que sho poden permetre,malgrat s'hagin d'hipotecar de per vida. POBRES "PERSONES"!!!

Magdalena Bauzá de Mirabó dijo...

"no seran millors persones per dur una cosa o una altra"

idò és ben ver!
Però és ver: hi ha poca gent que pensi què 'és ser persona.
Vaja forma de viure, no?

Lourdes Ros dijo...

Ante todo muchas gracias por comentar mi artículo.

Estoy muy de acuerdo con utilizar la imagen como instrumento y no como fin, lo malo es que todos o casi todos queremos tener una imagen que diga más de lo que realmente somos y no siempre es posible, menos aun ser todos iguales. MENUDO MUNDO!!!!

Imaginaos todas con unas medidas perfectas (según cánones establecidos por y para MODELOS)
90.60.90 y 1,75 de altura. NO GRACIAS!!!

Respecto al precio de las grandes marcas, son excesivamente caros pero también se tiene que tener en cuenta que están creados para un público pudiente.
Cada día nos agobiamos mas con las marcas y lo que representan esas marcas a nivel personal (tanto para nosotros como para hacia los demás) en mi opinión estos precios son extremadamente desorbitados pero año tras año van a seguir incrementando ya que la gente de la calle y clases inferiores tienen cada vez más acceso a ellos, lo cual en cierto modo enfurece a las capas superiores, para ellos la obtención de estos artículos de lujo representan un poder absoluto.

La clase, no se obtiene pagando y aun menos por medidas o altura.

¿Qué temas te interesan más?

¿Te sientes percha o persona?